Los vinilos antideslizantes para suelo resultan un producto de alto impacto visual especialmente indicado en zonas altamente transitadas por personas. En estos momentos están altamente recomendados para regular los flujos, delimitar espacios, recordar recomendaciones y normativas, etc. Es difícil evitar la mirada al frente, en nuestro subconsciente, ni que sea por un segundo, queda registrada esta información.

Estos vinilos antideslizantes están protegidos mediante una lámina transparente antideslizante que impide que, al pisarlo, las personas puedan resbalar. Además, protege la impresión de rasguños indeseados y evita el desgaste de las tintas impresas sobre el vinilo.

Mediante una mesa de corte digital podemos adoptar cualquier forma diseñada previamente con lo que aumentamos el factor sorpresa y potenciando la intensidad del mensaje.

La colocación del vinilo antideslizante es muy fácil. Basta con quitar una pequeña parte del protector trasero y posteriormente, colocarlo sobre el suelo con cuidado. Una vez fijado, retirar despacio el protector y simultáneamente con movimientos laterales a un lado y otro liberar las posibles burbujas de aire. Por último, adherirlo en su totalidad con la ayuda de una espátula de fieltro o un simple trapo de algodón.